El yoga puede ayudar a prevenir un accidente cerebrovascular

Recientemente se ha demostrado que diversas posturas de yoga como el guerrero, árbol o el perro boca abajo, tiene la capacidad de prevenir la generación de un ictus o accidente cerebrovascular, esto es por diversas razones, entre las que destaca la reducción del estrés el cual es un factor determinante para las lesiones dentro del sistema vascular a nivel cerebral, esto es lo reportado por la coordinadora de la Unidad de Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología y directora del Mimocardio, llamada Almudena Castro. El yoga significa un ejercicio capaz de combinar la práctica espiritual, física y mental, por lo cual te permite regular la presión sanguínea, el peso y también los niveles de colesterol, esto lo explican a la perfección en los talleres ofrecidos por la compañía yoga inspiram.

La experta Castro en determinadas ocasiones admite que este ejercicio es menos aeróbico, no posee un beneficio cardiovascular directo, pero maneja una base espiritual capaz de reducir el agobio mental al que es sometido el cerebro con regularidad, por esto en las posiciones como el árbol, se necesitan fundamentalmente las piernas además de que se requiere de mucha concentración para alcanzar el equilibrio perfecto, esto permite poder evadir los problemas de acuerdo a lo que ha comentado la doctora durante la rueda de prensa, donde se destacó la importancia del yoga en el vida de las personas en general.

Otros ejercicios, tales como el guerrero son un poco más complicadas que las demás pero se encarga de ejercitar todos los conjuntos musculares, además de ello ayudan a reducir el nivel de estrés, el cuello y los hombros son ejercitados, al igual que durante la práctica permite la expansión de la caja torácica mientras que al mismo tiempo fortalece la zona de las piernas, al mismo tiempo la pose del “perro boca abajo” tiene la capacidad de tonificar los músculos de las piernas, la espalda, hombros y la pared abdominal, mientras estos músculos se contraen generan relajación del cerebro, situación que disminuye el riesgo del ictus.

Sin embargo, esto no significa que el yoga sea el único ejercicio capaz de evitar lesiones cerebrales importantes como el ictus, el cual puede afectar al 16.000 mujeres dentro de España cada año, la natación es uno de las prácticas que puede tener un efecto parecido al yoga, este es un ejercicio preferido por las personas con la intención de prevenir algún daño a nivel cardiovascular, debido a que mueve todos los grupos musculares sin que las articulaciones sean impactadas con la misma potencia de otros ejercicios populares.

En cuanto a la natación la doctora recomienda practicar cualquier estilo de natación, debido a que todas las formas de natación son válidas para evitar el ictus, sin embargo, posturas como el crol o el efecto mariposa son los más completos, debido a que mueve la zona superior e inferior. También subirse a una bicicleta estacionaria puede aportar diversos beneficios al funcionamiento cerebral, debido a que hay pacientes que no tienen la fuerza suficiente para correr, solo se necesita tener persistencia y elegir el deporte ideal para tu capacidad corporal en general.

Deja un comentario