La importancia del diseño en las botellas de vino para el marketing

Actualmente el vino se ha convertido en todo un arte, además de saber todo sobre un largo proceso de fabricación para lograr obtener un sabor exquisito, quienes se dedican a la comercialización de vinos o dueños de vinotecas, deben contar con un gran trabajo creativo capaz de crear un hermoso diseño al momento de crear o envolver todas sus botellas, pues se ha comprobado que aquellas distribuidoras que tienen cuidado en el diseño poseen más oportunidades de venta, en comparación a las vinícolas que no se muestran demasiado interesados en la presentación de sus productos.

Así pues el diseño de las botellas de vino, con etiquetas grandes y vistosas, llenas de colores capaces de transmitir olor y sabor de las bebidas sin que sea necesario probarlos, imágenes que pueden evocar experiencias, presencia y demás cualidades que caracterizan a la presentación de un vino, son esos pequeños detalles capaces de transmitir valor a un producto que consigue llamar la atención del cliente y hacen encuadrar al producto en la denominación de “packaging”. El packaging no es más que el envase o envoltorio de los productos de una marca, para que posteriormente entren en el mercado.

Dentro del mercado del vino, las cajas y etiquetas que hacen la presentación de las botellas, al igual que los grandiosos diseños creativos sobre el vino, hacen que las bebidas sean capaces de transmitir un mensaje a los clientes, dicho mensaje puede ser determinante a la hora de la venta del producto. Cuando se trata de diseño todo se toma en cuenta, desde el tipo de tapón utilizado hasta la forma que tiene el envase empleado. El vino deja de significar una simple bebida que se pone sobre la mesa para convertirse en el centro de atención para los comensales que disfrutan tanto de su sabor como de su presentación. De esta forma se puede decir que el diseño en la venta del vino aporta muchos beneficios, tales cómo:

  1. Valor al producto y a su marca, debido a que brinda belleza, creatividad y distinción.
  2. Una mejor posición del producto dentro del mercado y en frente a la competencia.
  3.  Ser más visible para el consumidor, gracias a un diseño atrevido del envase, además el packaging consigue una mejor identificación por parte del consumidor al momento de realizar la compra seriada del producto.
  4. Provee información adicional a los clientes sobre el sabor del vino y el estilo que este posee, sin que sea necesario descorchar la botella y probar un poco de su contenido.

Un ejemplo sobre el diseño ideal que puede tener una botella de vino, es el aplicado por la marca Ampro wine (Rumania), en cuyo caso se dedicó a crear el regalo perfecto para todos sus clientes, su atención es capturada por medio de una extraña botella que posee dos cuellos y una copa de vidrio, todo ello encapsulado en una sola presentación obteniendo un producto divertido e innovador, sin duda servir este vino es todo un espectáculo para los clientes y por ello lo piden a diario en los restaurantes que visitan en Rumania.

Deja un comentario